5 Normas básicas para el cuidado de bebés recién nacidos

Conocer los cuidados del recién nacido en casa es algo imprescindible, sobre todo porque está demostrado que en el 100% de los casos documentados, los niños vienen sin manual de instrucciones.

Una vez el bebé está en la casa surgen una gran variedad de dudas, sobre todos en aquellos padres primerizos que se enfrentan a esta nueva situación con una experiencia bastante reducida.

En el hospital se cuenta con el apoyo de auxiliares, enfermeros y médicos, pero en casa empiezan a darse cuenta de su alto grado de ignorancia sobre los cuidados del bebé después el parto.

El no saber cómo afrontar esta situación puede provocar gran estrés a los progenitores, los cuales quieren tener el máximo cuidado posible en el tratamiento de este nuevo miembro de la familia.

Consejos a tener en cuenta en la llegada del recién nacido

En definitiva, los cuidados del bebé después del parto pueden ocasionar numerosos frustraciones en los padres, siendo necesario contar con una buena guía de normas, las cuales permitan llevar a cabo esta nueva función de manera eficaz y eficiente.

Como curar el cordón umbilical

El cordón umbilical se trata de un elemento de gran importancia dentro del cuidado de un bebé, ya que debe realizarse un correcto mantenimiento hasta que se produzca su caída.

Según los últimos estudios llevados a cabo por la organización mundial de la salud, la cura de este elemento puede realizarse mediante antisépticos o en seco, obteniendo en la mayoría de casos estudiados resultados similares.

Lo realmente importante en esta cuestión es que el cordón umbilical no presente ningún tipo de supuración y mal olor, ya que esto indicaría que existe algún tipo de patología relevante, siendo necesario que el recién nacido acuda al pediatra para una exploración y valoración.

Como bañar al bebé

En cuanto al baño del bebé es recomendable que este se realice cada dos o tres días, ya que realizar este procedimiento de manera habitual puede conllevar la aparición de algunas consecuencias negativas no deseadas.

Al bañarlo de manera frecuente, se eliminan importantes bacterias naturales que se encuentran en la piel e incluso puede llegar a resecarla de manera considerable, produciendo los tan temidos eccemas.

En los días que no se realice el baño del bebé, se puede limpiar con agua y jabón la zona próxima al pañal, las cual es más susceptible de sufrir algún tipo de patología a consecuencia de la presencia de patógenos.

Como cortar las uñas a un bebé

Dentro de los cuidados de los bebés de 0 a 3 meses, hay que prestar atención a las uñas, ya que puede provocar arañazos en la cara e incluso puede favorecer la acumulación de gérmenes.

El corte a realizar es bastante sencillo, siendo únicamente preciso seguir la anatomía de la uña.

Numerosos bebés tienden a sufrir rasguños en la cara, debido principalmente al movimiento incontrolado de las manos durante el día.

En este tipo de casos además de cortar periódicamente las uñas es recomendable también colocar una serie de pequeños guantes, los cuales evitan el roce continuo de las manos con el rostro.

Hidratar la piel del bebé

Mantener hidratada la piel del bebé es algo de suma importancia, ya que puede producir numerosas afecciones cutáneas.

En los primeros días es muy aconsejable aplicar crema después del baño, ya según numerosos estudios un alto porcentaje de recién nacidos tienden a descamarse, llegando a sufrir numerosas molestias.

La aplicación de crema también puede ser aprovechada para dar un relajante masaje al nuevo miembro de la familia, consiguiendo con ello conseguir una mayor relajación y también crear un fuerte vínculo con la persona que lleva a cabo este procedimiento.

La limpieza y el cambio de pañal

La zona del pañal debe estar limpia e higiénica en todo momento, ya que en este lugar se encuentran presentes numerosas bacterias perjudiciales para los seres humanos.

Es por ello recomendable limpiar esta zona con toallitas, las cuales favorecen una correcta remoción y evita resecar la zona.

El movimiento que se debe realizar durante la limpieza es bastante sencillo, siendo únicamente necesario que sea desde los genitales hacia el ano, evitando que las bacterias procedentes del ano puedan llegar a la zona de los órganos sexuales.

Como verás, los cuidados del recién nacido en casa no son complicados, ni mucho menos; simplemente atendiendo a estas normas básicas, lograremos que esas primeras semanas del bebé transcurran de la manera menos traumática para todos.