Lo que debes saber de la lactancia materna

La lactancia materna es la forma más natural de alimentar a tu bebé.

Proporciona toda la nutrición que tu bebé necesita durante los primeros seis meses de vida, satisface su hambre y sed al mismo tiempo. También ayuda a crear un vínculo de amor entre tu bebé y tú.

Beneficios de la lactancia materna

La leche materna tiene una serie de beneficios para la salud de tu bebé. Esta contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita durante los primeros seis meses, y también satisface la sed de nuestros pequeños. Además ayuda al correcto desarrollo de nuestros bebé y su correcto crecimiento.

El acto de amamantar beneficia a nuestro bebé en:

  • Ayuda al desarrollo de la mandíbula.
  • Le protege frente a infecciones y enfermedades, incluso más adelante en la vida del pequeño.
  • Reduce el riesgo de obesidad en la infancia, incluso el resto de su vida.
  • Contiene una variedad de factores que protegen a su bebé mientras su sistema inmunológico aún se está desarrollando.

La lactancia materna también tiene muchos beneficios para las madres. No solo es conveniente, económico y siempre disponible, sino que también:

  • Reduce el riesgo de hemorragia inmediatamente después del parto.
  • Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario.
  • Prolonga el tiempo antes de que obtenga su período de nuevo.
  • Ademas, el amamantar calma al bebé y nos beneficia económicamente.

Cuando empezar a amamantar a nuestro bebé

Por lo general, se puede comenzar a amamantar dentro de la primera hora, más o menos, del nacimiento del bebé.

La primera leche en tus senos se llama calostro. Esta leche es bastante espesa y puede tener un color amarillento. Es muy rico en proteínas y anticuerpos que ayudarán a darle a tu bebé un gran comienzo en la vida. La leche materna reemplaza gradualmente al calostro en los primeros días después del nacimiento.

Idealmente, debes intentar mantener un contacto íntimo de piel con piel inmediatamente después del parto. Si sostienes a tu bebé contra tu pecho y entre tus senos por un tiempo, hay una buena posibilidad de que él o ella encuentre tu pezón y se coja a él y comience a alimentarse. Tu matrona o un especialista en lactancia también pueden guiarte a ti y a tu bebé a obtener una buena posición.

La subida de la leche tras el parto

Esto es algo que nos suele poner muy nerviosas a las madres, sobre todo a las primerizas.

Ante el desconocimiento, nos ponemos nerviosas y se produce un circulo vicioso, que aumenta nuestro nerviosismo y esto puede provocar que la subida o bajada de leche, ambos términos son válidos, se nos retrase. La subida de leche es un proceso natural que se produce entre las 30 y 72 horas después del parto, independientemente si es vaginal o por cesárea.

Esta subida de leche suele darse mas tarde en las madres primerizas, así que si es tu caso, no te pongas nerviosa que todo llega. Mientras tanto lo que puedes hacer es estimular a tu bebé, colocándolo sobre tu pecho y el intentará succionar.

Si te sirve de algo, solo el 1% de las mujeres no segregan leche tras el parto, lo que es conocido como agalactia, así que solo 1 de cada 100 mujeres no pueden amamantar su bebe.

La posición para amamantar

La clave para un amamantamiento exitoso es un posicionamiento cómoda y un buen apego.

bebe mamando acostado

Si tu bebé está bien unido a tu seno, es menos probable que experimente problemas de lactancia, como pezones agrietados, y tu bebé obtendrá la mayor cantidad de leche del seno.

Hay muchas maneras diferentes de ubicar y sujetar a su bebé para amamantar, pero estos son algunos consejos generales:

  • Siéntate cómodamente con la espalda y los pies apoyados; puedes estar completamente erguida o puede que prefieras recostarte un poco.
  • Desenvuelve al bebé y sostenlo cerca de ti. Pon a tu bebé de lado para que se envuelva alrededor de ti con la nariz a la altura de tu pezón.
  • Asegúrate de sostener el cuello y los hombros de tu bebé con la mano, pero no sostengas la cabeza detu bebé, permítele encontrar la mejor posición para sujetar tu seno.
  • Acerca a tu bebé a tu pecho, no a tu pecho a tu bebé.
  • Acaricia suavemente la boca de su bebé con la parte inferior de tu areola, esto generalmente hará que el bebé abra mucho la boca.
  • Cuando tu bebé abra la boca, llévelo rápidamente al pecho para que tome una buena bocanada de tejido mamario.

Como sé si esta bien cogido?

Las señales de que tu bebé está bien unido son:

  • El mentón de tu bebé debe estar metido en tu seno, y su boca debe estar abierta con el labio inferior curvado hacia atrás.
  • La nariz de tu bebé estará despejada o solo tocará tu seno.
  • Más de tu areola será visible sobre el labio superior de tu bebé que debajo de él.
  • Las mejillas de tu bebé no deberían estar chupando y no debería haber ruido de chasquido durante la succión.
  • No debe haber sentir dolor en los pezones, pero es posible que sientas una sensación de estiramiento a medida que tu pezón se ajuste a la lactancia.

Deja un comentario